Pasar al contenido principal

El futuro de la movilidad

Mié, 14/04/2021 - 15:38 - News

El futuro de la movilidad

blog_cabecera-el-futuro-de-la-movilidad

Así vamos a recorrer nuestra ciudad a partir de ahora

Habitualmente se entendía movilidad urbana como “el conjunto de desplazamientos, de personas y mercancías, que se producen en una ciudad con el objetivo de salvar la distancia que separa los lugares. Estos desplazamientos son realizados andando, o en diferentes medios o sistemas de transporte: bicicleta, coche, autobús, metro, etc.”. Los avances tecnológicos y la lucha contra el cambio climático han dejado desfasada esta definición. La movilidad compartida, las bicicletas y patinetes y, sobre todo, los coches eléctricos están cambiando de arriba abajo el panorama urbano español y europeo.

Y si hablamos de movilidad, la lucha contra el cambio climático es uno de los principales temas de debate este 2019. Según los resultados del último informe del Centro de Investigaciones Pew, “Pew Research Center´s Spring 2018 Global Attitudes Survey”, el cambio climático se consolida como la principal preocupación ciudadana a escala global.

En España se sigue utilizando mayoritariamente el autobús urbano y el metro, aunque están tomando gran impulso las bicicletas, coches compartidos y patinetes eléctricos

Con el fin de impulsar esta tendencia de concienciación sobre el medioambiente, del 16 al 22 de septiembre se celebró la Semana Europea de la Movilidad 2019 en la que varias ciudades españolas llevan a cabo un amplio programa de actividades con el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre una movilidad sostenible. Entre ellas, destaca Madrid que, bajo el lema de “Camina con Madrid”, desarrollará más de medio centenar de actividades, la mayoría destinadas a informar de todas las posibilidades que ofrece la ciudad para desplazarse. “Camina y pedalea con seguridad” es el slogan que ha escogido este año Bilbao para sensibilizar a la población y promover una movilidad más sostenible. Entre las actividades que se realizarán destacan los paseos-charla en bicicleta, ferias de movilidad y el ya conocido Premio Paseante de Bilbao, que reconoce el trabajo y valores de personas o instituciones que contribuyen a hacer de la ciudad vasca un lugar más sostenible. En Galicia, destaca la propuesta de Vigo, que celebra este año su decimotercera participación en la Semana. En la ciudad gallega, el bus histórico “Cometa” y el Turístico serán gratuitos.

No sólo España se ha sumado a las celebraciones en aras de la defensa del medioambiente y de la movilidad sostenible. Por toda Europa se han sucedido las manifestaciones y las iniciativas sostenibles. En París, por ejemplo, se cerró la circulación de vehículos en la Avenida de los Campos Elíseos, ofreciendo una preciosa imagen del Arco del Triunfo, inédita hasta la fecha.

 

el-futuro-de-la-movilidad

Transporte público

Según revelan los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el uso del transporte público alcanzó en julio de este año los 391.871 usuarios, lo que supone un incremento de 3,7 puntos respecto a 2018. Aunque el autobús urbano es el medio de transporte urbano más usado por los españoles con 1.767,6 millones de viajeros, el metro le sigue muy de cerca, con un crecimiento del 4,6% en comparación al 1,5% del autobús, quedándose el subterráneo en los 1.246 millones de viajeros. Las administraciones, tanto locales como estatales, no dejan de poner en marcha iniciativas y regulaciones para favorecer un uso sencillo y habitual de este tipo de transporte. Y no sólo la administración pública. Iniciativas y aplicaciones del ámbito privado, como la desarrollada recientemente por Google Maps, “Tu transporte público”, ha jugado un papel muy importante en la revitalización del sector. Esta función nos envía información acerca de los transportes públicos que más utilizamos habitualmente, ahorrándonos así las búsquedas diarias de rutas, horarios, etc.

Hoy en día la movilidad urbana comienza a adaptarse a los avances tecnológicos y a las nuevas necesidades y deseos de la sociedad. En algunas ciudades, siguiendo esta línea de respeto hacia el medioambiente que mencionábamos, empiezan a utilizarse autobuses eléctricos, que reducen la contaminación atmosférica y sonora.

Aun así, más allá del transporte urbano típico como el autobús o el metro y el coche eléctrico, que ya empieza a ser un habitual del paisaje urbano, otros sistemas como el coche compartido o las bicicletas y patinetes eléctricos comienzan a tomar mucho impulso.

Movilidad compartida

La movilidad compartida ocupa ya un gran espacio en la sociedad actual, no sólo por la constante evolución que está viviendo, sino también por el impacto creciente que está teniendo en las ciudades. Cuando hablamos de movilidad compartida, nos referimos a los servicios de movilidad basados en el uso de vehículos compartidos en régimen “free- floating”, es decir, sin una ubicación fija. Aunque muchos de sus usuarios defienden la enorme cantidad de beneficios que ofrece la movilidad compartida, como su bajo coste para el usuario o la comodidad que le ofrece a la hora de recorrer la ciudad de un lado a otro, la novedad que supone y el poco tiempo que lleva en funcionamiento ha generado ciertos vacíos legales que han desembocado en su uso incívico en algunas ciudades, como la ocupación desmedida del espacio público.

Aunque, de momento, no es habitual, algunas administraciones se muestran partidarias de limitar el número de bicicletas y motos compartidas que los operadores pueden poner a disposición del ciudadano. Viena ha aprobado una limitación de, como máximo, 1.500 vehículos por operador. Barcelona también apoya estas medidas: 2.500 licencias para bicicletas y 3.500 para motos. La medida que sí no crea ningún tipo de discusión es la exigencia de una licencia de actividad específica para poder operar con este tipo de vehículos. Lo hacen ya en Dublín, Viena y Utrecht. Aunque los máximos exponentes de la movilidad compartida acostumbran a ser las bicicletas y patinetes de uso compartido, a disposición del usuario en cualquier punto de la ciudad, dentro de esta categoría podría incluirse también el compartir vehículos de uso privado. El objetivo principal de este tipo de movilidad es compartir y ahorrar gastos y tiempo. Los tratos suelen cerrarse virtualmente mediante apps especializadas como Blablacar, probablemente la más conocida.

 

Volver atrás

Comparte tu factura y descubre nuestra ofertas

Calcula tu ahorro